Opinión | CARTA DEL DIRECTOR

Si apostamos, ganamos

  • AVELINO LLERA

Si hace unos cuantos años alguien hubiera defendido que uno de los recursos que iba a tener Lena en el futuro sería el turismo se le hubiese tomado por loco. De remate. Porque más allá de los visitantes que pudiese atraer la Estación Invernal “Valgrande Pajares”, con su entonces cotizado Parador, y los viajeros que hacían esa parada de rigor que el cuerpo reclama cuando se cubre un trayecto largo (pongamos de Madrid a la costa asturiana), poco más había que rascar. Sin embargo, allá por los noventa florecieron por diferentes rincones de Asturias unos alojamientos rurales que en el Municipio tuvieron encaje en lugares tan bellos como Valle, en Zurea (hoy en el abandono, desgraciadamente), y después en Riospaso y en otros muchos pueblos, en los que se rehabilitaron construcciones antiguas para ese fin.

Lo que en un principio parecía un disparate se hacía realidad, respaldado, cómo no, por reclamos como la ermita prerrománica de Santa Cristina o el extenso mapa de rutas de senderismo que ofrece esta tierra a los amantes de la naturaleza. Las campañas institucionales se afanaron en “vender” otros atractivos, como la vía romana de La Carisa, con un festival, en Carabanzo, al que le faltó un último empujón para ser declarado “Fiesta de Interés Turístico Regional”, o el “Destino Ciclista”, enfocado a los aficionados a la bicicleta y avalado por etapas ya míticas de la “Vuelta a España”, como las que coronaron las cimas de Cuitu Nigru, en El Brañillín, o la de La Cubilla (para septiembre aguarda su turno El Gamoniteiru).

La pandemia nos recluyó en nuestras casas y los viajes se desplomaron, pero ahora es momento de aprovechar ese deseo colectivo de moverse y de realizar actividades al aire libre. Y Lena no puede quedarse atrás. Elementos como la nueva Plaza de Las Letronas (ya se puede decir que éste es su nombre “oficial”) tienen que ser un eje más sobre el que debe vertebrarse esa apuesta. Porque se puede discutir que se hubiese hecho esa inversión en estos momentos (la verdad es que cuesta encontrar una época propicia para cualquier inversión), pero lo que no admite debate es que esa decoración ha dado un nuevo aire a una zona de La Pola que estaba muy degradada. Y que gusta. Prueba de ello es el gran éxito que están teniendo los artículos de “merchandaising” que se han puesto a la venta sobre ese espacio. Al igual que ha conseguido penetrar con fuerza en el mercado una firma de La Vega’l Rey que comercializa platos y productos típicos asturianos. Sin olvidar la brillante acogida de los eventos deportivos organizados por la empresa “Lena BTR”, como el reciente “Reto Camino del Salvador”, con centenar y medio de corredores en liza.

Son ejemplos que demuestran que si tiramos por lo nuestro vamos a salir ganando. Nunca se podrá competir, claro está, con otros términos de interior que llevan mucha ventaja en ese recorrido, como podrían ser Taramundi o Somiedo, pero sí captar un porcentaje de los cientos de visitantes que llegan a una región que está de moda. Y esa es una tarea en la que debemos involucrarnos todos.  

Avelino Llera (Director de LA VOZ DE LENA DIGITAL)

 

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse