Opinión | NUTRICION Y SALUD

Hábitos alimentarios

  • Dr. Ramón de Cangas

¿Qué tendencias nutricionales reflejan los hábitos alimentarios en España?

El sistema agroalimentario ha experimentado significativas variaciones, debido a la inclusión de nuevos productos en los mercados, lo que ha supuesto una globalización alimentaria.

Seguimos hablando de una estructura con tres ingestas más importantes (desayuno, comida y cena) y un par intermedias y más ligeras (media mañana y media tarde) y aunque esto debería ser así se observan ligeros cambios en las horas, con comidas y cenas más tardías.

En los últimos 40 años hay cambios positivos, como un mayor consumo de frutas, lácteos y pescados, pero hay aspectos menos interesantes, como una mayor ingesta de carnes y alimentos ultra procesados (galletas, bollos…) y la disminución en el consumo de pan (el de calidad es un alimento interesante), patatas y legumbres.

¿Es bueno desde el punto de vista nutricional el aumento del plato único en la dieta española que refleja el informe del Ministerio?

No es ni bueno ni malo. Un plato único puede facilitar la reducción de la ingesta calórica e incluso facilitar nuestras elecciones alimentarias, guiándonos por herramientas de educación nutricional (como “My Plate”). Si lleva abundantes vegetales, frutas, legumbres, cereales integrales, frutos secos…, es decir, si nos ayuda a consumir más alimentos vegetales y menos alimentos animales es una buena opción. Pero si nos lleva a tomar, por ejemplo, habitualmente opciones como lasañas industriales es mala. Sea como fuere, la propia pirámide nutricional tradicional mediterránea nos puede ayudar a ordenar nuestra alimentación, independientemente de que tendamos a dos platos o a plato único.

El segundo alimento más consumido en España, según este estudio, es la pizza. ¿Cómo se valora desde el punto de vista nutricional?

No tiene por qué ser un alimento necesariamente negativo. Una pizza casera con una base de pan con una harina de grano entero y aceite de oliva virgen extra, con tomate natural y otras verduras frescas, queso tipo mozzarella, productos frescos del mar (gambas, mejillones…), trozos de fruta (piña...), frutos secos… puede tomarse perfectamente con cierta frecuencia y ser incluida en un patrón dietético saludable mediterráneo. Si hablamos de las “prefabricadas” y listas para calentar o de muchas de las que pedimos fuera de casa con masas no tan saludables, con raciones elevadas de quesos grasos, con carnes procesadas y con pocas verduras (salvo algo de tomate) entonces su consumo debe ser puntual.

El informe constata también un aumento del consumo de los platos preparados. ¿Cómo se valora esto?

El mayor consumo de alimentos preparados y ultra procesados nos aleja del lema de “más mercado y menos supermercado” por el cual debiéramos guiarnos.

¿Se alimentan mejor los españoles hoy que hace una década?

Aunque hay algunos aspectos positivos, otros no. Nos hemos ido alejando del patrón mediterráneo y prueba de ello es que esos cambios, negativos, unidos a la menor actividad física hacen que la obesidad y la obesidad infantil sigan creciendo. Los números no engañan.

(El doctor Ramón de Cangas dirige clínicas de nutrición y dietética en la calle Uría, 38, de Oviedo; Saavedra, 4, de Gijón, y en González Abarca, 6, de Avilés) 

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse