Cultura y Turismo | LA PUYA EL RAMU

Un estorbu

  • JOSEFA LA DE CELESTA

La Voz de Lena, 01 Noviembre 2020

¿Daisvos cuenta? En cuanto chegues a vieya estorbes en tolos sitios. Fayeste como esos armarios antiguos que te da pena tiralos porque yeren de to güela o si mapures de la to bisagüela, pero a los que nun yos topes rincón pa espetalos. El casu ye que pases más de media vida tratando de sacar a los fíos pallantre, procurando que nun yos falte de ná, y lluego conviérteste nuna carga más pesá quel plomu pa echos. Yo, si vos he de ser sincera, de la mio guaja nun tengo quexa nenguna. Eso ye verdá. Ca vez que baxo a Uviéu a vela desfaise conmigo y nun sabe lo que me va facer pa trayeme contenta.

El problema, y gurdu, ye el zampaosties col que se casó. Isi mastuirzanu, aparte de que i falta una garfillá abundante, ye dañín. Melu hasta comelo y dexalo. De la que chegues ponte una sonrisa de oreya a oreya, más falsa que una perrona de mentira, y suegra pacá, suegra pallá, pero al retu ya empieza coles sos puyes, como puñales, que en más duna ocasión apitecte soltai un castañezu a mano vuelta. Va de finu y míramos percima el hombru a los que somos de puiblu. Que si “para andar pela ciudad debería cuidar más su vestimenta”, que si “no es necesario que eleve tanto su voz, pues se le escucha perfectamente”… Charraré nel tonu que me salga de aende y pondré la ropa que me dé la gana, rediós. Ta güepu isi magüitu pa dar llecciones a naide.

Como diz el mio Pepe, y neso tién una razón como un sentu, los que más echen la llingua a pacer son los que más tendrían que cachar. Isti enteréu tinía que haber pegao con Licia la atrevía. Esa sí que yera de campeonatu; con echos muy bien puestos. Cuando la más pequena de les tres que tuvo cortexaba con un xilguerín parleru pel estilu del que me cayú a mi en mio casa lo primero que fezo foi chevalu pala güerta a palotiar toa la terde y a la mañana siguiente chevantolu a les siete menos cuarto pa dir con echa a catar les vaques. Al tercer día taba azacanéu, tiréu como una manta moyá nel payar. “Gracies a lo que trabayamos munchos a los que la xente como tú mos ve tan borriquinos y mos facéis tanto de menos podéis comer unes berces, unes patates o unes fabes y beber un tazón de lleche. Qué nun se te olvide”, soltoi al focicu. Santes pascues. A partir de entonces como una vela. Ye más, hasta acabó siendo un rapaz muy mandéu y dispuistu pa to. Si yo hubiera enderechao a timpu al fresgonciu que me traxó la nena utru gachón mos cantaría. Agora ya nun hay remidiu. Ná, dexarémoslu pa preu. Salú pa tos, que depués de to ye lo que val.

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse