Cultura y Turismo | LA PUYA EL RAMU

El fuiu

  • JOSEFA LA DE CELESTA

La Voz de Lena, 01 Noviembre 2020

Encamiéntovoslo bien encamentao: col fiui nun se pue andar en bromes. Tavía tengo el tembleque nes pates de lo que i pasó a Fulgencio el rapusu la selmana pasá. Xubú pela mañana bien tempranu pa la carba y dioi per chimpiar unos gorbizos xunto a la xebe del preu. Sacó el mechiru de mecha pa quitalos del mediu y buena la entamó. Chevantose un poco de ventolera mientres taba chándoyos un puñéu de piensu a los animales y cuando quiso dase cuenta taba to ardiendo como yesca. Oh Virxen, oh Virxen.

El tuvo a pique dasfixase per tratar dapágalo y les llames chevaron per dellantre toa la mata de Temio el serraor. Menos mal que ente Mariano el solmenéu, Doro el de los marabayos y Xuanón el pintu charon un gavitu y gracies a la cuba que trayía nel tractor Chuchu el xilgueru, que taba chena agua pa dayos de beber a les oveyes nos Meruxales, pudieron dir apagándolo poco a poco, cerca ya de chegar a la cuadra de Antón el de los ciruelos. Ya lo diz el mio Pepe, y neso tién una razón como un sentu, cuando los que entienden anuncien que nun se pue facer ye que nun se pue facer, y puntu reundu.

Fíjate tú, fía, que tan aporfiando ca menutu per tos nosotros de que no, de que les quemes nesta época del añu son muy peligroses y que tan prohibíes dafechu. Pero ta visto y comprobao que nun escarmentamos nunca. Y eso que nel mio puiblu el fuiu traxo una desgracia bien morrocotuda. Foi va una partía años. Yera yo guaja. El casu ye que una tal Nieves la piesquina bebía los vientos pel pescairu. Salú a comprai unos mejillones y un poco bacalao fresco al querru nel que lo trayía, ensin dase cuenta de que había dexao el quezu con aceite enriba la chapa la cocina pa freir un güivu. Liose a dai coba, toa embobá, y, claro, inflamose to. Aventáronse los dos pa dientro pa que nun se i quemara la casa y eso foi la so perdición. De achí sacáronlos con los pies per dellantre. Col fumo cayeron anastesiaos como paxarinos. Nun hubo manera de reanimalos a los prubinos. Toi cuntándovoslo y tavía se me salten les llárimes. A mi quedome grabao pa siempre y dende entonces tengoi pavor. Pa eso Luisona la esgonciá, que tien toa la paré afumá de les veces que i ardió la comía. Pero esa ye como xole, qué vas esperar; nun fai regla. Salú pa tos, que depués de to ye lo que val.

 

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse