Opinión | CON LA VENIA

Vivienda ganancial en una finca de los padres. ¿Qué hacer en caso de divorcio?

Jurislena Abogadas, 01 Marzo 2017

Vamos a tratar en el siguiente artículo un tema bastante conflictivo, que suele darse con asiduidad, más aún en los núcleos rurales, en los que tener en propiedad una finca urbanizable es mucho más común que en las ciudades. Por ello afecta especialmente a la zona de Lena, Mieres, Langreo, Aller y es muy probable que algún lector se haya encontrado en esta situación: cuando se produce un divorcio en ocasiones se origina un conflicto entre los cónyuges por el uso de la vivienda, pero cuando además la casa está construida en una finca propiedad de los padres de uno de ellos, más aún, pues afecta a terceros, no implicados, al menos de forma directa, en el matrimonio

¿Qué ocurre con la casa y la finca en caso de divorcio? ¿Qué pasa si, por ejemplo, la finca es de los padres de él, pero el uso de la casa se le atribuye a ella? ¿Pueden los padres del marido reclamar la vivienda por haberse edificado en terreno de su propiedad?

Pues en este caso los padres de él, propietarios de la finca donde se ha construido la vivienda conyugal, tienen ciertos derechos atribuidos por el Código Civil. Concretamente su artículo 361 establece que “el dueño del terreno en que se edificare, sembrare o plantare de buena fe tendrá derecho a hacer suya la obra, siembra o plantación, previa la indemnización establecida en los artículos 453 y 454, o a obligar al que fabricó o plantó a pagarle el precio del terreno, y al que sembró, la renta correspondiente”. Es decir, puede elegir entre quedarse con la casa, abonando el valor de la misma, u obligar a los propietarios del inmueble a comprar su finca.

Según la sentencia del Tribunal Supremo de 17.11.2020, “hasta que el dueño del suelo no ejercita la opción el tercero es el dueño de la obra y poseedor de buena fe del terreno ocupado, que forma un todo con lo edificado, aunque siga perteneciendo al dueño de la finca. De ahí que el dueño del suelo no puede reclamar la posesión de su finca, ni la propiedad de lo construido mientras no abone la indemnización”.

O lo que es lo mismo, a los propietarios de la finca les ampara el Derecho y les da dos vías de escape ante esa situación: bien la compra de la casa o bien la venta de la finca. Lo que está claro, y así lo establece múltiple jurisprudencia al respecto, es que hasta que no ejerciten su derecho el dueño de la casa cuyo uso le haya sido también atribuido en el procedimiento de divorcio, ya sea el hijo/a o el yerno/nuera, tendrá derecho al uso de la finca es las mismas condiciones a las existentes con anterioridad al divorcio. 

Se aconseja asesorarse con antelación y buscar, antes de llegar a esta situación, un acuerdo o contrato entre las partes que posibilite una resolución acomodada a los intereses de todas, y que proteja ab initio a los propietarios de la finca en caso de divorcio de los ocupantes de la misma.

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse