Visto desde fuera

A finales del pasado enero la alcaldesa, Genma Alvarez Delgado, y la edil delegada de Festejos y Turismo, Andrea Velarde Montemagno, acudían a la “Feria Internacional de Turismo” (“Fitur”), que se programa anualmente en Madrid, con tres reclamos por los que se debe visitar el Municipio: el Camino de Santiago, la estación de esquí de Valgrande Pajares y la gastronomía, representada por los suspiros “Santa Cristina de Lena”. Bien.

Por partes. La ruta jacobea del Salvador cuenta en el Concejo con dos albergues, el habilitado en la antigua casa de los maestros de Payares y el “San Martín”, en la segunda planta del Hotel de Asociaciones “Juan Muñiz Zapico”, en La Pola. Ambos reciben el elogio de los numerosos peregrinos que pernoctan en esas dependencias, pero éstos no se ahorran críticas antes las deplorables condiciones en las que se hallan muchos tramos de un trazado que requiere una adecuación integral y la consiguiente inyección económica. Es evidente que el Ayuntamiento ha intentado subirse al carro del Principado en un año en el que desde el Gobierno autonómico se quiere promocionar ese recurso, con diversas sendas por la región, pero se juega en clara desventaja respecto a otros que llevan lustros apostando por ese atractivo turístico.

Por lo que se refiere a la estación de El Brañillín, qué se puede contar que no se haya escrito ya tras semanas de movilizaciones para exigir que no se pierda el complejo deportivo de alta montaña más veterano de la Cordillera Cantábrica. Como acción reivindicativa ante un escaparate como el citado encuentro madrileño puede estar fenomenal, pero de ahí a que algún visitante quede satisfecho con esas degradadas instalaciones…

Y en cuanto a dar a conocer las sabrosas pastas que elabora y comercializa la “Panadería Llera” (que se agotaron a los pocos minutos de invitar a probarlas a los asistentes al “stand” de Asturias), estupendo, pero la riqueza de los productos autóctonos no cabe limitarla a un único artículo, sino que debe ir bastante más allá. Son muchas las personas que llegan de fuera a comprar los excelentes embutidos que elaboran empresas cárnicas con salas de curado y en otro tiempo no muy lejano la miel también alcanzó gran cotización. Incluso hubo un certamen dedicado a ese sano alimento, que se convocaba coincidiendo con Les Feries del Rosario, en octubre, en la Plaza Alfonso X el Sabio. Constituyen una marca propia que no se potencia lo suficiente desde la Administración y que constituiría un aliciente añadido para recalar en esta tierra.

Un repaso a las tendencias de los últimos años demuestra que en materia turística el Consistorio ha dado bandazos, sin tener una posición firme y clara sobre lo que se quiere vender al exterior. Durante una etapa las iniciativas se centraron en el Prerrománico, con un aula didáctica en la estación de ferrocarril de La Cobertoria que nunca ha logrado el objetivo de ser un museo de esa expresión artística. Sin embargo, una grabación que realiza un recorrido virtual por el interior de la ermita de Santa Cristina, subida a Internet por la página “Turismo Asturias”, suma cerca de 4,5 millones de reproducciones. Luego los esfuerzos se dirigieron hacia la calzada romana de La Carisa, pero Aller ha ganado la delantera con la inauguración de un centro de exposiciones de ese legado histórico en una nave de La Enfistiella (Nembra) y con ciclos de conferencias de los arqueólogos que han participado en las campañas de investigación de los campamentos. Por contra, el festival astur-romano de Carabanzo no atraviesa su mejor momento tras unas cuantas ediciones y después de que rozase la declaración de “Fiesta de Interés Turístico Regional”. Por último, las bicicletas, tan protagonistas ante la llegada de la “Vuelta a España” a la cima de La Cubilla, el pasado septiembre, parecen haber pinchado. Al menos la campaña “Lena, Destino Ciclista” ha desinflado notablemente. Mientras tanto Riosa tira con fuerza ante la próxima meta anunciada para El Angliru.

Si no se diseña un proyecto sólido será muy complicado que el turismo llegue a ser un motor de la economía local, sino más bien un viaje a ninguna parte.

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse