La canela es una especia muy conocida y valorada. Su sabor exótico es ideal para postres como el yogur, la leche merengada, el arroz con leche, tartas y pasteles… Tiene un sabor ideal para potenciar el atractivo de alimentos como las galletas (napolitanas, por ejemplo), para combinar con frutas (peras cocidas, compota…), para añadir a bebidas, a batidos, para mezclarla con cacao… Incluso, para los más atrevidos, hasta para dar un toque especial a un arroz o a una carne (hay culturas que la utilizan en estos platos).

A la canela se la han atribuido diversos beneficios. Uno de los más clásicos es el de mejorar los niveles de glucosa en ayunas. Pero lo cierto es que varios estudios le confieren la capacidad de reducir los factores de riesgo asociados con la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Precisamente en un trabajo realizado en hombres y mujeres con síndrome metabólico se pudo comprobar como su ingesta reducía los niveles de glucosa en ayunas, bajaba la presión arterial, la grasa corporal e incrementaba la masa magra.

Además, se ha sugerido su posible utilidad en la prevención del cáncer. Así, en un análisis publicado en 2010 se concluyó que la canela (concretamente un componente de su aceite esencial, el CA) es un potente activador de la respuesta antioxidante Nrf2, orquestada en cultivos de células epiteliales de colon humano. Por lo tanto, puede representar un factor quimiopreventivo en una dieta dirigida a prevenir la carcinogénesis colorrectal.

Pero volviendo al metabolismo de la glucosa, al síndrome metabólico, al riesgo cardiovascular… hay estudios que concluyen que la ingesta diaria de canela no sólo ayuda a reducir la glucosa, sino también el LDL-colesterol y los triglicéridos en diabéticos del tipo 2.

Por tanto, parece evidente que el consumo habitual de canela aporta beneficios fisiológicos, sobre todo en cuanto al metabolismo de la glucosa y de los lípidos sanguíneos.

(El doctor Ramón de Cangas dirige clínicas de nutrición y dietética en la calle Uría, 38, de Oviedo; Saavedra, 4, de Gijón, y en González Abarca, 6, de Avilés)

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse