Empieza la obra

Septiembre es el mes que marca el inicio del curso político, mas tras un proceso electoral que concluía a mediados de junio, con la toma de posesión de la nueva Corporación. Como ya es sobradamente conocido, los resultados de las votaciones otorgaron la mayoría absoluta al actual Gobierno local, conformado por la confluencia entre Izquierda Unida (IU) y Compromisu por L.lena. Saber que con su propio respaldo van a poder sacar adelante cualquier iniciativa que lleven ante la Corporación les concede una dosis de tranquilidad para ejercer su trabajo en el Ayuntamiento, pero al tiempo se dispara la tentación de caer en actitudes tan negativas como la autocomplacencia o el “ordeno y mando”, que no son buenos compañeros de viaje.

En las últimas legislaturas los enfrentamientos, en ocasiones muy duros, han capitalizado las relaciones entre las dos fuerzas mayoritarias de la izquierda. El PSOE ha basado su estrategia en la Oposición en un rechazo sistemático a toda iniciativa emanada de IU, lo que ha abierto una brecha que será muy difícil de cerrar. Pero ese distanciamiento no debe constituir un obstáculo para que el equipo de Genma Alvarez Delgado recoja aquellas sugerencias y propuestas que redunden en progreso para el Concejo. Sin ignorar, por supuesto, las que procedan del Partido Popular (PP) y de Podemos. Aunque para los que tengan constancia de lo que se ha vivido en el interior de la Casa Consistorial les parezca un sueño utópico, lo ideal, por el bien vecinal, sería el consenso y la colaboración entre los representantes de las diferentes siglas, dejando a un lado intereses partidistas o los anhelos personales de medrar en la política.

Los dos lemas con lo que Izquierda Unida concurrió a las urnas el 26 de mayo fueron “Cumpliendo promesas” y “Creando futuro”. Con cooperación o sin ella deben materializar ese compromiso adquirido con los lenenses. Son muchas las obras pendientes como para relajarse en el sillón de mando. Muy al contrario, hay que empezar a trabajar desde este instante para sacar adelante proyectos por los que se lleva clamando desde hace lustros. No tiene justificación posible que a estas alturas del siglo XXI La Pola tenga un Centro de Salud decimonónico y que aún esté sin urbanizar un polígono industrial, en La Vega de Villayana, que se planteó a principios de los noventa (del que se preveía para La Cobertoria no ha vuelto a haber noticias).

La generación de empleo tiene que ser un firme objetivo en este periodo, como instrumento para fijar población. Si se ha aprobado una dotación de 5 millones de euros para terminar y canalizar accesos al primero de los dos recintos empresariales mencionados, habrá que confiar en que ese dinero no “desaparezca” (no sería la primera vez que se esfuma una reserva presupuestaria) y que las máquinas lleguen más pronto que tarde a esos terrenos.

Otra de las líneas de gestión municipal debe enfocarse al turismo. Tras el fuerte empuje que supone para el sector el final de la etapa reina de la “Vuelta Ciclista a España 2019” en La Cubilla sería imperdonable perder la oportunidad de dar a conocer una tierra que, como siempre se ha subrayado en estas páginas, es una joya de la naturaleza asturiana (con Las Ubiñas como estandarte), situada a tan sólo media hora de una estación de esquí y a cuarenta minutos de la costa. Un privilegio del que muy pocos lugares pueden presumir. Pero la competencia es grande y la captación de visitantes requiere de una acertada promoción y de una oferta que incluya actividades de ocio, áreas recreativas en perfecto estado de revista, unas fiestas patronales en las que prime la imaginación (no siempre se trata de contratar a deslumbrantes orquestas), jornadas gastronómicas… Con el ciclismo no basta.

Y El Sotón tiene que mostrar un escaparate de esta “puerta de Asturias” muy distinto al que enseña hoy. La Alcaldesa ha asegurado que mantiene una negociación con los propietarios de esas fincas (herederos del Marqués de Regueral) para alquilárselas e impulsar un amplio parque en esa zona, con pistas para la práctica del ejercicio físico, carriles para bicicletas y un solárium. No es la primera vez que sale a relucir un plan para ese marco, quedándose luego reducido a un arrabal invadido por la maleza. A ver si de ésta surge algo.

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse