Opinión | TRIBUNA LIBRE

El poder del dinero

La Voz de Lena, 13 Marzo 2017

José Fernández

En este mundo actual, donde el consumo es un objetivo único en nuestras vidas, cuesta trabajo encontrar alguna actividad social que no sea una manifestación clara de su ostentación. Todo es el espejo en el que se refleja nuestro poder adquisitivo, según nuestra capacidad económica. La ropa, las casas y su interior, que son la geografía de las personas, los coches, los restaurantes, la afición cinegética, con sus “todoterreno”, apabullante ... Y así sucesivamente hasta llegar al más mínimo detalle de nuestras vidas. Es hacer cierto el “efecto Mateo”, el evangelista: “Al que tiene más, se le dará, y al que tiene menos se le quitará para dárselo al que tiene más tiene”.

Y para los lectores de LA VOZ DE LENA la misma idea, pero en verso: “El señor don Juan de Robres/con caridad sin igual/hizo hacer este hospital/ y primero hizo los pobres”.

Esa es la función del consumo: hacer más pobres a los pobres. Porque la idea del progreso económico no puede estar orientada en exclusiva a la creación de riqueza privada, como tampoco puede ser indiferente a las ideas de bienestar colectivo y justicia social para fomentar un mediocre aumento de salarios o un aumento de las desigualdades.

Y así sucesivamente para buscar una explicación a esos carros hasta los topes, empinados de alimentos, que salían de las grandes superficies, como si estuviésemos sujetos a escasez trágica. Este paroxismo por acaparar de todo, más el surrealismo del papel higiénico, a qué se deberá.

Con perdón, el afán desmedido de consumo nos lleva a pensar en el verso de Rubén Darío: “Cantemos al oro, padre del pan”. Y nos obliga a pensar también en la ausencia total de solidaridad. Este egocentrismo estúpido nos impide pensar en que alguien viene detrás y quizás no pueda llevar ciertos productos más baratos, porque nosotros arramblamos con ellos, y que tiene hijos o su sueldo es consecuencia de esta época de salarios de miseria, que nadie trata de corregir porque el poder económico y el político  hablan de progreso sólo cuando los beneficios están a favor de ellos. Nos obliga a pensar que estamos en la España de siempre, un país rico donde la pobreza tiene muchos más nombres de lo que parece. En definitiva, no hay razones para el optimismo en esta sociedad de consumo que, por este ejemplo, ni le importan los más débiles, ni los más jóvenes, ni las mujeres rotas, ni el medio ambiente esquilmado. No le importa nada. ¿Podríamos decir que esto es España? Bien que me jode pensarlo. 


 

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse