El café es una bebida que se obtiene a partir de las semillas, tostadas y molidas, de los frutos de la planta que lo produce. Es estimulante porque contiene cafeína. Sus características nutricionales van a depender del tipo, del lugar de procedencia e incluso hasta de la cosecha, pero por lo general se caracteriza por ser rico en sustancias con efectos antioxidantes y también contiene pequeñas cantidades de minerales como potasio, fósforo, selenio, y magnesio, vitaminas del grupo “B” (ácido pantoténico y ácido fólico) y algo de vitamina “K”.

Existen estudios que sugieren que la cafeína puede colaborar a reducir el peso corporal, pero no está científicamente comprobado que sea así.

¿Cuál es la cantidad máxima de café que podemos tomar para acelerar nuestro metabolismo?

Depende de su contenido en cafeína, por lo que es arriesgado determinar un número de tazas.

¿Actúa de la misma forma sobre el cuerpo un “espresso”, un americano o uno con leche? 

Como se acaba de indicar, los efectos irán en función de la dosis de cafeína, junto con la interacción de ciertos componentes con otros elementos.

¿Y si lleva azúcar? 

Obviamente, se incrementan las kilocalorías ingeridas.

Si tomamos demasiado, ¿puede el organismo volverse tolerante a sus estimulantes?

Entre 100 y 300 miligramos de cafeína al día se considera un consumo moderado, que no supone riesgo para la salud, pero conviene procurar no superar esa dosis. Cada persona tiene su propio nivel de tolerancia. La incidencia de la cafeína sobre el organismo dura unas cinco horas.

(El doctor Ramón de Cangas dirige clínicas de nutrición y dietética en la calle Uría, 38, de Oviedo; Saavedra, 4, de Gijón, y en González Abarca, 6, de Avilés)

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse