Opinión | CARTA DEL DIRECTOR

Destino, ¿para parar?

En estos últimos años desde el Ayuntamiento se ha apostado por el lema “Lena, Destino”, que ha reemplazado al clásico “Puerta de Asturias”, inspirado éste en un cartel de Les Feries que pintó a mediados del siglo pasado el artista Antonio Lebredo Lanza, en el que se acuñó tal leyenda, y del que quisieron apropiarse otros términos, como Ribadedeva, Llanes, Tapia de Casariego o Luarca. El moderno reclamo se ha diversificado en ofertas de ciclismo, montaña y naturaleza o arte y cultura, entre otros campos. Hasta aquí todo perfecto. Pero el problema surge cuando se comprueba que no hay medios suficientes para sacar adelante una apuesta tan ambiciosa, que sería lo ideal, claro está.

Un recorrido por el Municipio sitúa en el primer plano turístico a la ermita prerrománica de Santa Cristina, declarada “Patrimonio Mundial de la Humanidad” en mayo de 1985 por la “UNESCO”, al parque natural de Las Ubiñas, a la estación de esquí de Valgrande-Pajares y a la calzada romana de La Carisa, entre Pendilla (León) y Carabanzo. En un segundo paquete cabría meter la ruta de los molinos y el centro etnográfico de “La Panerona”, en Xomezana, la capilla de La Flor (y algunas otras iglesias del área rural), la riqueza piscícola de los ríos, rutas senderísticas, las romerías, la excelente gastronomía local… Es complicado competir con otros concejos de interior, como Somiedo, Taramundi, Cangas de Onís o Cabrales, que llevan lustros de ventaja sobre el lenense en la explotación de ese recurso, pero sí que hay que intentar “conquistar” a un porcentaje de esos miles de visitantes que en este raro 2020 están llegando a la región atraídos por el frescor y el verdor asturianos. Porque, como queda dicho, ésta es la puerta de ese paraíso natural.

Evidentemente, no por mucho querer abarcar se aprieta más. Muy al contrario, puede volverse en contra de una buena promoción. Si Santa Cristina es una joya arquitectónica sin igual en todo el territorio nacional, ubicada además en un entorno impresionante, tiene que poner portada a cualquier publicación o cartel que se exhiba en ferias o certámenes del sector, como también es verdad que se ha hecho en la mayoría de las ocasiones. Y, por descontado, no tiene justificación que aún no se haya subsanado el hándicap que supone esa confusa señalización que sigue despistando y conduciendo a muchas personas de fuera a lugares como Columbiello o El Sotón en la búsqueda del templo. ¿Tanto dinero cuesta colocar media docena de indicadores en puntos estratégicos para cortar de una vez por todas esas pérdidas tan incómodas?

Por su parte, el Aula del Prerrománico, en la planta baja de la estación ferroviaria de La Cobertoria, con sus maquetas, audiovisuales y programas interactivos, no ha conseguido consolidarse como un atractivo complemento a la visita. Ofertar sesiones didácticas para grupos de escolares o asociaciones (de pensionistas, deportivas…) sería, sin duda, una buena fórmula para sacarle provecho al que por ahora sigue siendo el único museo municipal.

El frente al que se han enfocado la mayor parte de los esfuerzos es el “Lena, Destino Ciclista”, sobre manera a raíz de que la cima de La Cubilla fuese elegida por la organización de la carrera como meta de la etapa reina de la “Vuelta a España”. Sin embargo, es innegable que las carreteras locales encierran un alto riesgo para esa práctica deportiva, al carecer de arcenes y con curvas muy cerradas, por lo general invadidas por la maleza. ¿Alguien ha previsto dotarlas de paneles en los que se advierta a los automovilistas que están circulando por una vía en la que es habitual la presencia de bicicletas? A modo de ejemplo, en el País Vasco, donde existe una gran afición por esa disciplina, esa clase de avisos forman parte del paisaje.

Son muchos los aspectos a corregir (Valgrande merece un capítulo aparte) si se desea alcanzar el objetivo de que el turismo sea una bendita fuente de ingresos y un motor dinamizador de empleo. Tan sólo basta ponerse en la piel de un turista y observar qué se echa en falta. Así de sencillo.

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse