Opinión | TRIBUNA LIBRE

De tiendas

La Voz de Lena, 13 Marzo 2017

José Fernández

¿Qué es la vida sin un capricho? Se aproxima la Navidad y se dispara el consumo, en mayor o menor cuantía, según el puesto que ocupemos en la sociedad. Y es en esos días es cuando se hace realidad aquello que escribió Herbert Marshall McLuhan, “somos lo que vemos”, cuyo equivalente navideño sería “somos lo que comemos”.

En otras palabras, y dado el disparate publicitario que se monta en todos los medios, me pregunto si seremos conscientes de quién nos guía en nuestros gustos y de la función manipuladora que hay detrás de tanto anuncio “inocente”. Pues bien, como siempre hay alguien detrás de todo, es obvio recordar que consumo y publicidad son los dos pilares del modelo capitalista anglosajón que exalta la economía del  consumidor o de las grandes diferencias salariales. Llegados a este punto, ¿puedo pedirte, paciente lector, que hagamos una reflexión? Vamos a mirar un poco por lo nuestro. No es ninguna tontería preguntarnos: ¿Quién paga con sus impuestos los servicios municipales que presta el Ayuntamiento de Lena? La respuesta es fácil: los residentes en Lena. Si tu respuesta es la misma que la mía estarás conmigo en apoyar a quien propicia, con sus impuestos, el funcionamiento de la Casa de la Cultura, con su Biblioteca, o quien paga la luz de las escuelas. O la limpieza de nuestras calles. Pues entonces te hago una petición: apoya con tu compra esa pequeña tienda de zapatos infantiles o de alimentación o de ropa que tienes en La Pola. No alimentes ese capitalismo feroz, que ni sabe dónde vives ni cómo te llamas. Tampoco le importa mucho. Por el contrario, en el comercio de La Pola encontrará a una vecina o a un vecino que te agradece el detalle, te saludará por la calle y, como tú, que paga para que todos los lenenses gocen de unos servicios públicos dignos, tanto en el ámbito rural como en el urbano. Apoya el comercio local en estas fechas y prométeme que al menos lo vas a pensar. Para animarte te dejo este fragmento de un poema de Manuel Vilas:

“Cajeras del Carrefour, del Sabeco, de Alcampo, cajeras de todas las tiendas que he visitado, llevo vuestras manos en el disco muy duro de mi memoria. Manos grandes, pequeñas, manos tristes, alianzas, adornos, uñas de todas las formas y de todos los colores, venas bajo la piel, manos atadas a una máquina registradora, manos cansadas, uñas rotas. Falanges señaladas para trabajos poco señalados. Manos siempre pulcras, manos a veces de una belleza fulminante. Manos inesperadas”.


 

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse