Empresas | HOSTELERÍA

Los hosteleros lenenses cifran entre 7.000 y 10.000 euros las pérdidas de este año “para olvidar”

La Voz de Lena, 07 Noviembre 2020

2020 está siendo un año horrible en general, pero en particular para la hostelería y el pequeño comercio declarado “no esencial”, que por segunda vez ha tenido que suspender su actividad por un decreto administrativo para frenar la propagación del coronavirus. Gerentes de bares cifran las pérdidas ocasionadas por la pandemia entre 7.000 y 10.000 euros, en función de las ventas medias de cada negocio. Basan su cálculo en los ingresos que dejaron de percibir no sólo en los casi tres meses de cierre que afrontaron la pasada primavera y en los quince días inicialmente previstos en este mes de noviembre (que temen que sean ampliados si no se revierten los altos índices de contagios), sino en que pasaron en claro dos fechas subrayadas en rojo en su calendario laboral: el fin de semana de las fiestas de La Flor y, en especial, el de Les Feries, en octubre.

Como única compensación en ese balance anual, que sí pudieron salvar, aunque fuese in extremis, el Antroxu (el estado de alarma se declaraba una semana después) y que en el verano se registró una buena climatología, lo que les permitió sacar rendimiento a sus terrazas, que en la mayoría de los casos ampliaron con varias mesas.

Los portavoces del gremio consultados por este periódico claman por ayudas públicas para salir de esta difícil situación (desde la Alcaldía se ha anunciado que se entregarán las aportaciones comprometidas en mayo el próximo martes, 10 de noviembre) y auguran que si se produjese un nuevo confinamiento domiciliario, una opción que las autoridades sanitarias no descartan, supondría el fin de buena parte de los negocios actuales. Hasta el momento en La Pola ya han echado la persiana tres establecimientos en estos meses y hay otros tantos en alquiler, a la espera de arrendatarios.

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse