Empresas | HOSTELERÍA

La crisis del ocio nocturno amenaza a los pocos bares “de copas” que aguantan en La Pola

La Voz de Lena, 24 Septiembre 2020

La crisis que atraviesa el ocio nocturno, agravada con la orden de cierre obligatorio de los bares “de copas” en Asturias para tratar de atajar la pandemia de coronavirus, amenaza la supervivencia de la mayoría de esos locales hosteleros en La Pola. Los industriales del gremio coinciden en que si se prolonga durante más tiempo la situación actual tendrán que renunciar a seguir explotando sus negocios. “La noche ya había caído mucho y ésta puede ser la puntilla definitiva”, advierten afectados por la medida. En algunos casos han solicitado una modificación temporal de la licencia de actividad, para encuadrarlos en la categoría de cafeterías, propuesta que ha sido denegada por el Ayuntamiento.

Si bien un recuento de los establecimientos de hostelería que aguantan abiertos en la capital lenense arroja una media de uno por cada 120 habitantes, hace ya años que no hay ninguna discoteca o pista de baile, a diferencia de épocas pasadas, en que convivieron hasta media docena de salas, con nombres tan míticos como “Edumar”, “Mayerlin’g”, “Palm Beach”, “Mayje 78”, “Peluche” (luego reconvertida en “Bachata”, “Zipi y Zape” y “La Sala Q”), “Magos”; “Abracadabra” (después “FM”); el “Paralelo”, “Espejos” y el “Olimpo” (“El Sólido” y “Macerados” en su última etapa).

Su progresiva desaparición respondió al desplome de una “movida” que disminuyó notablemente las afluencias que se registraban en épocas pasadas, con “La Peatonal” (Reguera Pará) tomada por cientos de jóvenes hasta altas horas de la madrugada en los fines de semana. Ahora puede darse un nuevo giro de tuerca en esa caída.

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse