Cultura y Turismo | LA PUYA EL RAMU

Vívese meyor

  • JOSEFA LA DE CELESTA

La Voz de Lena, 01 Noviembre 2020

Ca poco tan pela tele col cantar isi de la crisis, de que isti país nun chevanta cabeza, que la cosa va de mal en peor. Ye verdá, nun se pue descutir. Pa solucionalo tienen que ser los entendíos, que saben de números asgaya. No que nun se me pue chevar la contraria ye que la xente vive agora muncho meyor que nos tiempos que mos tocaron a los de la mio época. Baxes per ende abaxo y a media mañana ya topes a unos cuantos y a unes cuantes metíes pelos chigres, con que si un cafetucu, un refrescu, una pinta, un pinchu… Cuando yo yera xoven eso nun existía. Tolo más podíes parar un puquiñín a char un tragu agua (echos de la bota vino) o a comer un peezu pan remoyao ente un pingu lleche si te atarazaba la fame y les tripes nun paraben de ruxir. Cambió to y hay munchos luxos que ni suañábamos.

Voy ponevos un exemplu: si va unos años me dicen a mi que se diba a poder chamar a alguien per un teléfanu ensin cable pienso que taba mal del tanque; como una regaera, vamos. Tavía macuerdo cuando había unu namás en tol puiblu, que yera públicu. Taba en casa Sensa la sonrosá. Si te daben un avisu vinía a contatelu la so fía, Matildina la arbeyina, que aprovechaba el viaxe pa refrescar un ratín con Nesto el de los mirucos, que entonces yerá el so muzu (ya tan casaos y tienen cuatro rapacinos), nel texu que ta al pie la fonte. Nalguna ocasión como vinía pensando más no decha que nel recáu en sí olvidabasei y tinía que volver a que i lo repitiera la madre, que además apurriai una bofetá, de propina.

Tamién ye verdá que ente lo muncho y lo poco hay un términu mediu. Ananties nun lo tiníamos y nun se chaba en falta pa ná, mientres que hoy hailos que nun despeguen la oreya de esos trastes. Paez que se cuenten la vida unos a otros de la mañana a la nuiche. Como diz el mio Pepe, y neso tién una razón como un sentu, si te tienes que enterar duna desgracia nun te preocupes que enseguida lo sabes y si ye de alguna allegría vas tardar más, pero lo mesmo. Sí home sí. Dende que mos punsieron tanta conexión, como i chama el zampaosties del mio sienro, somos esclavos del to. Nun te pues escapar ni un segundu ensin él porque ya ta sonando isi castrón. Panriba si nun lu garres tan na cuenta de que te pasó algo malo y buena la fais. Quita, quita. Ná, prosperidá, sí, pero col incordiu apeguéu. Salú pa tos, que depués de to ye lo que val.

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse