Cultura y Turismo | LA PUYA EL RAMU

Haigas

  • JOSEFA LA DE CELESTA

La Voz de Lena, 01 Noviembre 2020

Lutru día chegó pel puiblu Fulgencio el serruchaor con un haiga de paquete que mete un royíu que paez el Concorde al coyer vuelu. Pa los que sois más xóvenes, antiguamente a los coches chamábaseyos haigas, aunque per ende alantre, según mos dixo Mancia la atordá, que anduvo pela Argentina sirviendo una temporá, tamién se yos diz carros. En cambiu, ya veis, piriquí per querru entendemos otra cosa completamente destinta. Pero ca sitiu ye ca sitiu, fía. El casu ye que Gencio tuvo pegando unos cuantos acelerones y embriagazos na puerta el chigre y enseguida se aventaron fuera tos los paisanos pa goliflar la so adquisición. A mi pillome de pasu per achí y menuda llección de buxíes, engrase y de velocidaes que me solmenaron nun menutu. Que si les marches son altomátiques, explicabai a Sindo el de los afumaos, que si tien tracción pa tirar de les cuatro ruedes (de la de repuestu nun dixo ná), cuntabai a Manolón el forastiru antes de que isti se arrodillase en suilu pa chai un güiyu a los baxos...

Como diz el mio Pepe, y neso tién una razón como un sentu, onde te el autocar, que te dexa cerca de to y ensin tener que molestate en catar sitiu pa aparcar, que se quite to lo demás. Home, también ye verdá que él negose toa la vida en reondo a querer sacar el carné de guiar. Anque, si vos he de ser sincera, nunca eché en falta pa ná el tener un haiga. ¿Pa qué? Nun chugar como isti nun ye necesariu. Los viaxes son curtios y fáyense a pie. Si te hay que chevar al mélicu pa una urxencia chames a un númeru de teléfanu que me dexó la guaja apuntéu nun papel y en un retu vién una ambulancia a tou meter a catate. Pa la comía, tolos díes pasa a vemos el panairu y los martes, xueves y vienres un rapaz que trai comestible, un poco de to, nuna furgoneta averdosá… De sobra. El únicu provechu que i topo yo al haiga, y agora ya ni eso (nun ta el cuirpu pa romeríes), foi el que i dio Clarita la fervorosa a aquel “1.500” de Colás el de los moquetones cuando cortexaben. Como tavía hay munchu güiyu avizor a estes hores nun pueo entrar en más detalles, pero oyíanse los glayíos en toa la caleya. Ye más, aquel cacharrón taba xunto a la figar de la ilesia más timpu colos asientos tumbaos patrás que derechos. Lluego a él camelolu otra rapaza (una allerana muy sandonguera), casose, fízoi dos mozacos, ninu y nena, y nun se i volvú a ver el pelu. Ni a él ni a aquel traste que tanto rinchaba. Acabáronse les serenates. Bueno ná, ye ansina. A pata o motorizaos, nel fondu da lo mesmo. Salú pa tos, que depués de to ye lo que val.

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse