Frases muy, muy exageradas

La Voz de Lena, 29 Octubre 2020

Está más confundido que un borracho bebiendo champú.  
Es más gallego que una empanada de paraguas.  
Tiene menos futuro que un espía ciego.  
Es más peligroso que un tiroteo en un ascensor.  
Te estiras menos que el portero del futbolín.  
Tienes más granos que una mazorca con varicela.  
Es más feo que pegar al padre con un calcetín sudado y pedirle la paga.  
Tienes más cara que un saco de monedas.  
Tiene menos cultura que un tapacubos.  
Eres más inútil que una moto con puertas.  
Eres más feliz que Curro en el Caribe.  
Mojas menos que la gata del Vaticano.

Eran dos amigos que les encantaba jugar al fútbol, a lo que dedicaban la mayor parte de sus ratos libres.
Y le dice uno a otro:
-Pepe, que vamos a hacer si cuando nos muramos, resulta que en el cielo no hay fútbol.
-No lo sé, sería algo terrible.
Se muere uno de ellos y el que queda sigue con el fútbol. Y un día que esta en casa, oye una voz.
-Pepe, soy Juan.
-¿Juan, eres tú?
-Sí, estoy en el cielo y tengo dos noticias que darte, una buena y otra mala.
-¿Cuál es la buena?
-Que en el cielo sí juegan al fútbol y además muy bien.
-Estupendo, qué maravilla. Me alegro mucho por ti. ¿Y cuál es la mala?
-Que el domingo tienes partido.

La verdadera felicidad esta en las pequeñas cosas: una pequeña mansión, un pequeño yate, una pequeña fortuna...

Algunas personas están vivas solamente porque el asesinato es ilegal.  
Si buscas una mano dispuesta a ayudarte la encontrarás al final de tu brazo.  
El que nace pobre y feo tiene grandes posibilidades de que al crecer se le desarrollen ambas condiciones.  
Pez que lucha contra la corriente, muere electrocutado.  
Tener la conciencia limpia es signo de mala memoria.  
El que es capaz de sonreír cuando todo le esta saliendo mal es porque ya tiene pensado a quien echarle la culpa.

El que ríe el último es porque piensa más lento.  
Si no puedes convencerlos, confúndelos.  
El amor eterno dura tres meses o cuatro.  
El dinero no hace la felicidad, la compra hecha.  
Hay un mundo mejor, pero es carísimo.  
Si la montaña viene hacia ti, corre ¡Es un derrumbe!  
Las mujeres perdidas son las más buscadas.  
Si un día usted siente un gran vacío, coma. Es hambre.

Dos cazadores están en el bosque cuando uno de ellos de repente cae al suelo. No parece que respire y tiene los ojos vidriosos, de modo que su amigo coge el teléfono móvil y llama al servicio de Emergencias.
-Oiga, mi amigo está muerto. ¿Qué hago? ¿Qué hago?
-Cálmese, tranquilo, ¡estamos aquí para ayudarle! Vamos a ver… Lo primero que tiene que hacer es asegurarse de que su amigo está realmente muerto…
Entonces se hace una pausa y a continuación se oye un disparo.
El cazador vuelve a coger el teléfono y dice:
-De acuerdo, y ahora, ¿qué hago?

Un carnicero estaba trabajando cuando ve entrar a su local un perro al que echa de la tienda. Poco después el can entra nuevamente y esta vez el tendero se da cuenta de que trae una nota en el hocico que dice: “¿Podría darme una pierna de cordero, por favor?”.

Lo mira y tiene un billete de 50 euros en el hocico, así que el carnicero, asombrado, toma el dinero, mete la pierna de cordero en una bolsa y la coloca en el hocico del perro. El carnicero, impresionado, decide cerrar la tienda y seguirle. Este toma una calle hasta un cruce donde se detiene, deja la bolsa en el suelo y presiona el botón de peatones en el semáforo. Una vez que cambia la luz toma la bolsa, avanza y llega hasta una parada de autobús. Se sienta y cuando se aproxima un bus mira el número y se vuelve a sentar hasta que llega el suyo. Entonces se sube y cuando llegan a una parte de la ciudad toca el timbre y se baja. De ahí llega a una casa, deja la bolsa en el suelo y con la cabeza empieza a golpear la puerta un par de veces. Como nadie abre, da la vuelta a la casa, esta vez golpea una ventana y regresa nuevamente a la puerta a esperar que abran. Casi inmediatamente aparece un tipo en la puerta que empieza a gritar al perro, por lo que el carnicero le dice: 

-¡Pero hombre! ¿Por qué trata así al animal? ¡Es un genio, bien podría salir en la televisión! 
A lo que el hombre responde: 
-¿Genio? ¿Está usted loco? ¡Esta es la segunda vez en esta semana que olvida su llave! 

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse